DJOKOVIC Y EL FOCUS MANAGER

Daniel Goleman dice: “Según dicen los auténticos campeones, en los niveles más elevados, cualquier competiciòn con adversarios que hayan practicado miles de horas como ellos se convierte en un juego mental. El estado mental es el que determina entonces el grado de concentración y también, en consecuencia, el grado de desempeño. “

En las organizaciones pasa lo mismo. Los gerentes altamente capacitados conocen y han practicado las mismas herramientas, técnicas y decisiones racionales de su ámbito de acción.  En consecuencia,  el estado mental es el que determina el grado de concentración y también el grado de desempeño.

Pero si observamos un dìa corriente de un gerente de alto rendimiento, contiene exactamente todas las condiciones necesarias que atentan contra su concentración. Los continuos mensajes y llamadas telefónicas, la intensidad de las reuniones, las noticias inoportunas sobre el rendimiento de su área de acción, las serruchadas de piso, los conflictos laborales, la inestabilidad del mercado y las crisis financieras, entre otras cosas.

 Dentro de las grandes soluciones a este problema de la concentración, encontramos:

a. la Misión, que nos orienta sobre el sentido de la vida, de nuestro trabajo, sobre el alcance de las decisiones y la finalidad de la empresa en beneficio de la sociedad;

b. El equipo de trabajo, (que en el caso de Djokovic, es de lo mejores del circuito), integrado e identificado con el logro de los objetivos;

c. Las pausas constantes en la tarea (Djokovic pide mucho la asistencia del terapeuta);

d. Agradecimiento a sus seguidores (le dedica un buen rato a celebrar con sus clientes) y

e. Tomarse buenos descansos al concluir su tarea (esos momentos son los mejores para alcanzar las mejores y creativas decisiones).