Institución empática “Hospital de las mujeres Dr Adolfo Carit, Una experiencia personal de acompañamiento al embarazo y parto”

“Institución empática “Hospital de las mujeres Dr Adolfo Carit, Una experiencia personal de embarazo y parto”

Artículo de agradecimiento y homenaje primero a mi esposa y a todas aquellas enfermeras y doctores que traen la vida todos los días y a mi hijo Thiago bienvenido al mundo. 

La empatía es la capacidad de prever, reconocer y valorar los sentimientos, pensamientos y emociones de los demás y adecuar mis respuestas a esas necesidades, se diferencia de la simpatía en que ella solo sirve para aliarse con el otro desde los sentimientos y las emociones positivos. Es una competencia muy escasa en nuestras instituciones públicas y privadas.

El miércoles 27 de junio mi hijo Santiago nació en un hospital público de nombre “Hospital de las mujeres, Adolfo Carit”, según las fuentes de la página web El Dr Adolfo Carit era un filántropo quien donó 78 metros de frente por 75 metros de fondo), para un total de 5.850 m2. al gobierno con las siguientes condiciones:

  • La propiedad no podría venderse, prestarse ni alquilarse.
  • Se dedicaría exclusivamente a Asilo de Maternidad y si fuera posible a la Escuela de Obstetricia.
  • La institución dependerá de la Secretaría de Beneficencia la que nombrará los empleados y en particular el médico o médicos escogidos entre una terna que presenta la facultad de Medicina.

Por eso el hospital se le llamaba erróneamente el “hospital de la maternidad”, ahora se le llama el hospital de las mujeres, un hospital en la que su personal nos demostró competencias humanas de alto rendimiento, desde la persona que nos recibió hasta las personas encargadas del procesos médico hacen un esfuerzo extraordinario por servir de manera profesional y humana. 

La habilidades emocionales demostradas pasan por una orientación hacia el servicio, la comprensión de los demás, la resolución de problemas, la comunicación empática y el liderazgo que deben demostrar para guiar el proceso de parto que para nada se los digo se parece a lo que la televisión y el cine nos enseñan. 

Cuándo mi esposa rompe fuente ese mismo miércoles en la mañana comienza un proceso que ha marcado mi vida y ha cambiado definitivamente mis conceptos acerca de las mujeres que han tenido hijos y mi fe de que las instituciones públicas pueden perfectamente comportarse con altos niveles de competencia.

Cómo personas la verdad no tenemos conciencia (o la perdemos) del valor del esfuerzo de las mujeres y lo que implica transportar un ser durante nueve meses para luego traerlo al mundo. El esfuerzo de transportarlo, la limitación progresiva que sufren las mujeres, soportar sus movimientos dentro del vientre, la impotencia de no poder moverse como quisieran y toda la incertidumbre acerca del futuro: los pensamientos comunes son: ojalá que este sano, que se vea bien, que sea buena persona y etc, todo eso se acumula emocionalmente de golpe en todas las madres/padres quienes puede sucumbir por el miedo y pensamientos negativos. Por esto para poder llevar todo eso la madre y el padre deben relacionarse en forma efectiva dentro de una relación madura que sepa enfrentar todo tipo de inconvenientes, el amor de pareja o de familia es el motor que moviliza y le da sentido al esfuerzo que conlleva semejante tarea. 

Ahora bien punto y aparte es el parto, un proceso harto doloroso y lleno de situaciones que superan en muchos de los casos la ficción, que desde mi punto de vista conllevan muchos actos heroicos por parte de las madres. Según estudios las personas comunes y corrientes podemos soportar un dolor de 20 puntos, en un parto los dolores pueden llegar a 57 esto es lo que en términos generales deben soportar nuestras madres para lograr traernos al mundo. 

Considero muy importante comprender esto desde el punto de vista personal, hagamos el esfuerzo de preguntar a nuestras madres como fuimos traídos al mundo, es información muy importante que nos puede ayudar a mejorar nuestro autoconocimiento y a su vez valorar que sin los otros (madres, padres y familia)  no podríamos existir en este mundo, nacemos acompañados y deseo que todos muramos acompañados dependerá del valor que le demos a los demás.

José Álvaro Romero Guevara, Msc

Coach de inteligencia emocional

Celular: 70105505