LA AKRACIA, DEBILIDAD EN LAS EMPRESAS.

La AKRACIA que se describe “como una falta de autocontrol o el estado de actuar en contra del mejor juicio”. De lo anterior nace un sentimiento de conflicto, interminables pugnas internas, impotencia. La voluntad indica una dirección de las organizaciones, pero pulsiones, emociones, miedos, irritaciones, van por cuenta de los dirigentes.¿Quién en las empresas no ha experimentado nunca este enajenamiento que nos deja sin recursos?

Nuestra incapacidad de cambiar afecta a muchos ámbitos. Nos damos cuenta de relaciones nocivas en la Alta Direcciòn y sin embargo se continua con ella hasta la saciedad. ¿Cómo salirse del engranaje, dejar de alimentar la funesta mecánica que nos enajena y reduce todos nuestros esfuerzos a nada?

La empresa del siglo 20 podía sobrevivir pese a la ACRACIA, por medio de la dictadura. Pero en el siglo 21 necesitamos planes estratégicos flexibles, un talento humano que participe, que esté involucrado con las directrices de la empresa. Se requiere incursionar en la inteligencia artificial, en las metodologías ágiles al estilo de SCRUM y para ello debemos desarrollar un cambio permanente.

Para empezar las organizaciones requieren ser conscientes de sus debilidades y fortalezas, para poder realizar un cambio paulatino primero a nivel de la Alta Dirección y segundo a nivel de mandos medios e inclusive a nivel técnico y el resto de la organización. De esta manera podremos sobrevivir a las pandemias y cambios en los mercados con mayor éxito.